dissabte, 26 de març de 2011

Un poco de pasta basta

¿Qué tienen de bueno los Residuos Tóxicos para que alcaldes de diferentes poblaciones los acepten de buenas a primeras? ¿Qué sucedió para que Salzadella, Fanzara y les Coves se convirtieran en el llamado “triángulo tóxico” al aceptar sus respectivos responsables la ubicación de la basura tóxica? La verdad es que no sólo los aceptaron sino que, en contra del mayoritario sentir de sus vecinos, hicieron lo posible para conseguirlo. ¿Supongo que todos nos preguntamos por qué?, ¿no?



Aquellos alcaldes intentaron favorecer los intereses de ciertas empresas privadas antes que los de su propio pueblo para el que fueron elegidos para su administración. Se tomaron esa delegación de responsabilidades como un derecho de pernada que les permitía hacer lo que les viniera en gana. Entendieron muy sesgadamente la democracia. Tanto que se pasaron al lado opuesto.

De aquél proyecto no se informó a los vecinos, lo mejor hubiera sido hacer un referéndum para que sean ellos los que decidan, ya que la importancia del tema lo requiere. Ustedes van a  conseguir que el nombre de les Coves esté siempre ligado a basuras y escombros. Ya está bien de tomar el pelo a la gente. ¿Es esta la única manera que conocéis de sacar recursos?

Ustedes se preguntaran por qué este párrafo anterior está en cursiva, ¿no es cierto? La respuesta es la siguiente: porque está escrito por el Partido Popular de les Coves de Vinromà. Ese párrafo pertenece a su “Bolletí Informatiu nº 9” que se publicó para las elecciones municipales del 2004, sí, cuando llegó a la alcaldía. Entonces reclamaba todo aquello por un supuesto vertedero de basuras que -una vez más- sin ser ello cierto, decían iba a ser ubicado en les Coves. Entonces, con mucho ahínco y resolución reclamaban un referéndum y, sólo unos años después, declararon que “estas son cosas demasiado importantes para que las decida el pueblo”, se quejaban amargamente de que el nombre del pueblo quedaría para siempre unido a las basuras… y ellos firmaron todo lo necesario para que un vertedero de residuos tóxicos y peligrosos se ubicara en nuestro término… y sí, mucho nos tememos de que sigan pensando que esa sea la única manera que conozcan de sacar recursos. Sólo hay que escuchar las palabras de su principal líder provincial en cuyos planes a nivel comarcal está la creación de un “polígono industrial” con 500 puestos de trabajo y …, ¿les suena a ustedes esto de algo?, ¡seguro que si! Y además seguro que, como a nosotros, les huele a chamusquina.

Tenemos ahí nuevamente las elecciones municipales, aquellas mismas empresas van a intentar remover el asunto (¿qué hay de lo mío?). Esta zona es apetitosa para colocar plantas de tratamiento de residuos, bien comunicada y con poca población. Pensemos, detrás de un “partido” hay siempre los intereses de una “parte”, detrás de una agrupación de electores están los intereses de todo un pueblo.